Y la espera mereció la pena

255

Llegó el tan ansiado 3 de abril. Ayer en el Teatro Apolo de la capital tuvo lugar el Pregón de la Semana Santa de la ciudad de Almería, pregón que lleva esperando a ser pronunciado desde la primavera del 2020.

Inició D. José Luis Cantón, la presentación al Pregonero D. Antonio Salmerón Gil, saludando a todas las autoridades civiles, militares y eclesiásticas presentes para ir desgranando cariñosas palabras de admiración a un hombre noble y bueno criado en el centro histórico junto a la Catedral, testigo muda de como nuestro pregonero fue creciendo como persona y como cofrade.

Antes de tomar la palabra el Pregonero sonó la marcha “Amarguras” himno por excelencia de la Semana Santa, excepcionalmente interpretada a piano por D. Daniel Albarrán. Avisando D. Antonio Salmerón que era un pregón que se había hecho de rogar y que tenía muchas ganas de ser escuchado y leído, no iba a ser un pregón corto. Fue desgranando con mimo y cariño, bellísimas palabras dedicadas a todas y cada una de las hermandades de penitencia de la ciudad que si Dios quiere volverán a las calles en menos de una semana. Aglutinándolas en los cuatro elementos de la naturaleza: aire, fuego, tierra y agua porque Almería, a la que le hizo toda una declaración de amor, está hecha de cada uno de estos componentes. Especial mención a la Hermandad del Resucitado que representa el quinto elemento, la quinta esencia haciendo alusión al filósofo Aristóteles y como no podía ser de otra manera a su querida hermandad de Estudiantes que representa por si misma los cuatro elementos. Dña. María José Gil irrumpió en el escenario para interpretar de forma impecable la canción “Te regalo” como presente del pregonero a todos los asistentes invitándonos a cerrar los ojos para visualizar la devoción personal de cada uno.

Un teatro repleto de ganas e ilusión acompañó a nuestro Pregonero que intercalaba recuerdos de su niñez junto a su madre viendo a las devociones de su vida, aromas que nos permitieron paladear los sabores que son tan característicos de nuestra Semana Santa, con exhortaciones a la ciudad de Almería para llenar de vida a la ciudad “Nazarenos y penitentes vamos a llenar Almería de vida, derramando luz de cera a cada paso cumpliendo con la cruz las promesas”.

Si Dios quiere, el regalo que nos hizo ayer Antonio Salmerón Gil, se hará realidad al amanecer del Domingo de Ramos al que tan sólo restan seis días.

Finalizó el acto, tras una cerrada ovación al Pregonero, con la entrega del nombramiento como Pregonero de la ciudad por parte del Presidente de la Agrupación de Hermandades y con la imposición del escudo de oro de la ciudad por Dña. María Vázquez como primera Teniente de Alcalde de la ciudad, en representación de D. Ramón Fernández-Pacheco que excusó su asistencia al acto.